Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
 
Web Oficial del Club Baloncesto Majadahonda
 

Resultados y Crónicas


PATROCINADORES


      

 

Infantil Naranja Masculino
15/4/2018
2ª Fase
CBM 73
PIZARRO CAMPUS AVILA 61
73. CBM (18+13+22+20)
3. Álvaro (2), 4. Javier De Pablo (-), 7. Javier Fdez (15), 9. Pablo (4), 13. Jaime Cano (8), 14. Dani (-), 15. Javier Ruíz (2), 23. Diego (18), 30. Jaime Moneva (10), 33. Álex Álvarez (3), 35. Alfon (7), 44. Álex Fdez (4)

61. PIZARRO CAMPUS AVILA (24+10+7+20)


Una de las bellezas del deporte en general, y del deporte de base en particular, es que todo es posible. Si incluso para los profesionales es imposible estar siempre al cien por cien, es normal que unos chicos de 13 y 14 años tengan altibajos. Por eso, por muy mal que vayan las cosas, por muy cuesta arriba que se ponga un partido, siempre hay que esforzarse, hay que seguir intentándolo.

De esto nos dio una lección el Infantil Naranja Masculino.

La primera hora del domingo comenzó un partido vertiginoso, pero solo en un sentido. Al minuto 5 el marcador indicaba un demoledor 2-16 a favor del Pizarro Campus Ávila, que a base de defensa y un ritmo altísimo abrió brecha, y de qué manera.

Tras cambiar el quinteto al completo, los nuestros empezaron a despertar. Las distancias se fueron recortando paulatinamente, mejorando en defensa, perdiendo menos balones y acertando en el tiro (2 triples y 6/8 en tiros libres). Aunque tras diez minutos seguíamos por detrás, el 18-24 era mucho más manejable.

El segundo período fue en general muy equilibrado. Tras el toma y daca de inicio, el ritmo fue más bajo y los puntos pasaron por muy pocas manos, fruto de destellos individuales. El intercambio de canastas nos favoreció ligeramente, llegando al descanso con un 31-34 que dejaba el partido abierto.

Con el inicio de la segunda parte llegó la segunda oportunidad a los cinco titulares, que tras el desastre inicial se pasaron la primera parte en el banco. Sus caras fueron muy diferentes: más intensidad, más ganas, más ambición, más hambre. Y tras unos minutos de poco acierto (35-41 min 24), se desató el vendaval: un demoledor parcial de 18 a 0 dio la vuelta al partido y demostró que nuestros muchachos saben sobreponerse y sacar lo mejor de sí.

En el último sexto marcamos el ritmo de juego desde el principio y supimos controlar bien el partido, con una ventaja de cuarto que aguantamos hasta el ultimo minuto, en el cual lograron acercarse al marcador. Gracias a los 6/6 en TL de los ultimos 2 minutos pudimos llevarnos el partido y ganar de 1 a CASVI, un rival muy complicado.

Del 35-41 pasamos al 53-41, y ahora el partido era una carrera contrarreloj para los visitantes, que pusieron toda la carne en el asador. Pero a base de intensidad atrás y cabeza en ataque resistimos las acometidas de los de granate, con la diferencia en el marcador oscilando entre el +8 (55-47 min 33) y el +18 (73-55 min 38) para acabar el cuarto período en tablas y un 73-61 en el marcador final.

Aunque es difícil estar concentrados, intensos y con las ideas claras durante los 40 minutos de un partido, es muy peligroso conceder un parcial tan duro de inicio. Pero si esos sustos significan mostrar nuestra mejor cara, remar a base de coraje hasta ponerse por delante, devolver el parcial con creces, mantener la cabeza fría y saber cerrar el partido, bienvenidos sean.