Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
 
Web Oficial del Club Baloncesto Majadahonda
 

Resultados y Crónicas


PATROCINADORES

      

 

Junior Naranja Masculino
22/10/2017
1ª Fase
OLIMPICO 64 68
CBM 72
68. OLIMPICO 64 (21+19+17+11)






72. CBM (21+15+15+21)
2. Juanda (20), 3. Álvaro (6), 8. Adri (2), 10. Pablo (4), 11. De Paula (4), 12. José (7), 14. Jaime (11), 20. Diego (2), 33. Iván (4), 46. Alberto (8), 99. Dani (4)

Partido de infarto el disputado en el colegio Salesianos de Estrecho entre el Olímpico 64 y nuestro junior naranja. Necesitábamos la victoria para seguir en la carrera por el primer puesto del grupo, y por los resultados previos se antojaba una salida muy complicada.

El inicio del partido fue de un ritmo muy alto, con parciales para uno y otro equipo (8-5 min 3, 11-15 min 6, 19-15 min 8) basados en arreones defensivos y contraataques. Tantas idas y venidas acabaron en tablas (21-21) tras diez minutos y todavía todo por decidir.

Con el paso de los minutos aumentó la dureza del partido, pero fueron los locales los que dieron el primer paso. Con más intensidad atrás y dominando el rebote el Olímpico intentó escaparse (37-30 min 17), pero tres acciones positivas de los nuestros consiguieron mitigar un poco el mejor trabajo de los de casa, para un 40-36 al descanso que debía servir de toque de atención.

No lo hizo y el Olímpico volvió a escaparse con un parcial de 8-3 cerrado con un rebote ofensivo (y su posterior canasta) ridículamente sencillo que colmó el vaso. Un tiempo muerto y algunos ajustes por fin nos metieron en el partido a nivel defensivo, cortando la sangría de los rechaces. El aumento de la intensidad defensiva por parte de ambos conjuntos hizo que los puntos llegaran con cuentagotas, y aunque el resto del período nos permitió recortar distancias, fue poco y muy lentamente (57-51 min 30). Tocaba apretar.

Por fortuna, fuimos nosotros los que dimos el siguiente paso. Un 11-0 de parcial en la primera mitad del último cuarto nos dio nuestra máxima ventaja (57-62 min 35), vislumbrando ya la victoria. Nada más lejos de la realidad, pues la ventaja, tal y como llegó, se fue: una canasta, un triple y empate a falta de 3 minutos. Después, el mayor acierto en los tiros libres y una canasta del mejor jugador local cambiaron de nuevo las tornas, entrando en el último minuto con 67-64.

Pintaba mal, pero no estaba todo perdido. El juego de los tiempos muertos y los cambios de balonmano nos consiguieron una canasta de José a falta de solo 24 segundos, 67-66. Intentamos robar, sin éxito, y hubo que hacer falta. Solo entró el segundo tiro libre, 68-66 con 11 segundos por jugarse. La jugada de pizarra tuvo un resultado inmejorable, con un épico 3+1 de Juanda que dio la vuelta a la tortilla a falta de solo 5 segundos. Había que rematar la faena, y tras una "accidentada" jugada de banda que acabó con varios jugadores de ambos equipos por los suelos, de nuevo apareció Juanda, cortando el saque y cerrando el partido con una bandeja que puso el definitivo 68-72.

Las victorias siempre son bien recibidas, y la emoción de finales así es lo que hace bonito este deporte. Pero siendo realistas, nos queda mucho que trabajar y mejorar para ser consistentes y poder competir contra equipos de mayor calado. Toca seguir creciendo.